jueves, 16 de noviembre de 2017

Faenón de Juan Mora a un Victorino. Valencia, 25 de julio de 1999



Juan Mora toreó al primer victorino con toda la hondura, con toda la entrega y con todo el sabor que son propios del toreo bueno. 
De esa faena se hablará mucho en Valencia. Hablarán, naturalmente, los aficionados, para ponderar la abismal diferencia que existe entre el arte de torear auténtico y las interminables retahilas que utilizan los pegapases para convertirlo en sucedáneo.

Toreó Juan Mora, sobre todo, al natural. Después de los ayudados recios combinados con parones de una inspirada pinturería, los naturales. Y los dio trayéndose al toro de delante, embarcándolo con temple, cargándole la suerte, pasándoselo ceñido, ligando cada muletazo, construyendo dominadoras y medidas cada una de las tandas. 
Y luego, los pases de pecho, o las trincherillas, o los recortes echando a tierra la muleta como un desmayo o como un quejío.

No se quiera ni imaginar el alboroto que tenía montado en los tendidos el toreo de Juan Mora. Siguió por redondos y estos ya casi daban lo mismo. Y volvió a los naturales, igual que antes; y pues empuñaba la espada de verdad (este torero siempre la lleva), al pedirle el toro la muerte se la dio cobrando una estocada por el hoyo de las agujas.

El delirio fue cuando rodó el toro. Volvía la plaza a la realidad de los seres vivos después de esa sensación de eternidad que trae consigo el puro arte de torear. Y resulta que apenas habían transcurrido cuatro minutos. Cuatro minutos sobran para engendrar la grandeza del toreo. 
Porque el toreo no es cosa de tiempo ni de cantidad.

Joaquín Vidal, extracto de la crónica titulada "Faenón de Juan Mora", de la corrida del 25 de julio de 1999 en la Plaza de Toros de Valencia, publicada en "El País". 
Completaban la terna Enrique Ponce y Pepín Liria.

Nota: Desconozco la fecha de la foto de Arjona que ilustra esta entrada


viernes, 3 de noviembre de 2017

Sobre "El arrimón"



El primer deber del torero es no acercarse al toro. Y el del toro, no dejarse acercar. Un toro que se deja acercar, ya no es un toro. Un torero que se acerca al toro, es un jugador de ventaja, un tramposo.

Al toro no se le puede pisar su terreno, ni cerca ni lejos; es ganarle por trampa. El torero que pisa el terreno del toro, acaba con el toro y con el toreo: lo anula, lo destruye, convirtiéndolo en una pantomima ilusionista, generalmente sin peligro alguno, pero muy emocionante para el histerismo afeminado de los públicos virilistas, como el espectáculo de un domador de leones morfinizados.

José Bergamín, "El Arte de Birlibirloque"

lunes, 9 de octubre de 2017

Final del Camino hacia Las Ventas, 8-10-2017



El sexto certamen “Camino hacia Las Ventas” llegaba ayer a su fin con seis erales de Jandilla-Vegahermosa y los tres finalistas, Alejandro Rodríguez, Diego San Román, y Jesús García, por ese orden y no como rezaban los carteles, y Adrián Henche, que debía lidiar dos utreros de José Luis Marca.

El alcarreño Adrián Henche, triunfador del certamen en 2013 volvía a Las Ventas después de dejar una buena impresión el pasado agosto.
Mala suerte  para el de Fuentelencina, una vez más. Ante un novillo manso, descastado y bronco, lo intentó pero en una colada el novillo, al que no se había picado, lo envió a la enfermería en una fea voltereta. Y de allí traslado al hospital con fractura de una vértebra lumbar. Que pase pronto y a preparar la temporada próxima.

Se hizo cargo de la muerte del novillo el sobresaliente, Victor Manuel Rodado, o al menos eso parecía, porque el espectáculo que vino a continuación fue lamentable, con pinchazos, innumerables descabellos y finalmente tres avisos. Pitos para él, al que le venía grande el compromiso, y bronca para la empresa, que no debió olvidar que Las Ventas es la primera plaza del mundo.

No hubo lugar para el sufrimiento colectivo en el segundo utrero ya que Rodado resultó lesionado y no se lidió el que hubiera hecho quinto.

Juego desigual de los erales, disposición, ganas y compromiso en grandes cantidades en los novilleros finalistas, mucho toreo moderno, algunos detalles sueltos, y resultado que imagino muy reñido en el  jurado, porque la verdad es que no hubo grandes diferencias entre ellos.

Al final Alejandro Rodriguez, de la escuela de Madrid "El Yiyo" resultó el vencedor del certamen, Jesús García cortó una oreja a su primero, y a quien esto escribe le pareció que Diego San Román dejó buenos detalles y parece mas hecho como novillero.

  • Adrián Henche










Consecuencia, fractura de vértebra lumbar

  • Alejandro Rodríguez








  • Diego San Román




  






  • Jesús García









Detalles

Al sol

He sido yo...

Plumero
El móvil
Garapullos
Garapullo
¿Hay alguien?

¿Y ahí?

Roberto Ortega y Curro de la Rosa, a medias

lunes, 2 de octubre de 2017

Carla Otero



No sé nada más de ella, sólo que es apenas una adolescente, que se llama Carla Martínez Otero, y que aparecía en el cartel de la novillada del 19 de agosto pasado en Marchamalo (Guadalajara) como Carla Otero, alumna de la Escuela de Tauromaquia de Guadalajara.

Tampoco sé si irá para figura, le queda mucho y no lo tendrá nada fácil. Puede que incluso lo tenga más difícil que si no se llamara Carla.

Lo que si sé es que me llamó la atención su disposición, su valentía, su personalidad no siempre haciendo caso de lo que le aconsejaban desde el callejón, su estilo, y sobre todo lo que disfrutó y nos hizo disfrutar a los que allí estábamos viéndola con el añojo de Pólo Sáiz.    

Y tampoco sé si he conseguido transmitir algo de todo eso en las fotos que hice. Las últimas luces de esa tarde veraniega no ayudaban mucho.

Que tengas mucha suerte Carla, pero lo más importante es que sigas disfrutando así.